Aparte del mítico Chester (para mí pieza indispensable en cualquier esquema decorativo, a pesar de que, tengo que reconocerlo, no es excesivamente cómodo), en cuanto a sofás, siento una predilección especial por los de estética retro, muy MadMen ellos.

Generalmente tapizados en tela (aunque también los vemos en piel), en su mayoría en colores de la gama de los pastel, y muchos de ellos con estructura de madera a la vista y patas voladas, los sofás midcentury tienen una elegancia atemporal que los hace idóneos en cualquier tipo de salón, sea del estilo que sea.

Os dejo una selección de algunos de mis preferidos de todos los que guardo en mis carpetas de Pinterest. ¿Con cuál os quedáis?

 
Top